Las nuevas tecnologías están empezando a sobrepasar fronteras y parece que, a lo seres humanos también. Se sienten que pueden llegar a ser sustituidos con rapidez. Para solucionar esta situación, uno de los aspectos a tener en cuenta es cómo funciona la inteligencia artificial y cómo hay que educar a las personas para su buen uso.

Un aspecto importante y que no podemos olvidar es que la flexibilidad y la capacidad de adaptación que tiene una persona nunca la va a conseguir una máquina. No son capaces de razonar solas, solo actúan según lo que se les programe. Nunca van a tener ni creatividad, ni imaginación, ni la pasión que una persona puede aportar.

Lo que sí es cierto es que cada día las máquinas, las nuevas tecnologías, y con ello, la evolución de la inteligencia artificial, están más cerca de los humanos. Se están convirtiendo en un factor clave para el desarrollo económico. Una forma de darse cuenta de toda esta evolución es como se va introducción la inteligencia artificial en el turismo. Por ejemplo, a través de chatbots en las páginas web de los hoteles o los apartamentos turísticos.

Pero lo importante en todo este suceso es sí sabemos las personas cómo funciona la inteligencia artificial y si estamos preparadas para convivir y saber usar la inteligencia virtual.

¿Qué es la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial es aquella exhibida por máquinas, es decir, la creación de una máquina intentado simular las capacidades de un ser humano. Una tecnología que algunos la sitúan lejana y misteriosa por poco conocimiento sobre esta. Otro de los motivos es porque acecha con generar otra gran revolución como en su día causó Internet. Sin embargo, ya está presente en muchas situaciones como, por ejemplo, en chatbots o asistentes virtuales como Siri de Apple, Alexa de Amazon o Cortana de Microsoft.

Dos expertos de la materia, como son Stuart Russell y Peter Norvig, distinguen en diferentes tipos de inteligencia artificial: los sistemas que piensan o actúan como humanos, capaces tomar decisiones, resolver problemas o hacer una tara igual que un ser humano; y los sistemas que piensan o actúan racionalmente, que intentan imitar el pensamiento lógico racional y los comportamientos de un humano.

Hay que empezar desde pequeños

Nos guste o no, la tecnología está en nuestro día a día. Pese a que estemos de acuerdo o en contra, hay que empezar a educar a las generaciones más jóvenes. Todo ello para intentar evitar posibles repercusiones negativas que puedan ocasionar. Por tanto, no es solo usar o integrar la inteligencia artificial, sino que hay que educar y explicar cómo funciona la inteligencia artificial. Todo eso para poder hacer un buen uso y funcionamiento.

Se puede ver como se ha ido integrando las nuevas tecnologías y nuevos métodos de enseñanza en el sector educativo. Desde los colegios, a las primeras edades; pasando por los institutos, donde los niños y niñas ya empiezan a tener otra forma de pensar y más capacidad de aprendizaje. Incluso llegando a los estudios universitarios, donde prácticamente toda la enseñanza es través de tecnología y herramientas virtuales. En este último caso, la inteligencia artificial está muy presente y siendo usada a través de plataformas virtuales o de bibliotecas de inteligencia virtual. Algunos ejemplos serían la que tiene Google, TensorFlow o Cognitive de Toolkit de Microsoft. Con esto se consigue acercar las técnicas de inteligencia artificial a todos los públicos. Aunque se sigue careciendo de una enseñanza para un buen uso de esta y de muchas de las nuevas tecnologías. 

La inteligencia artificial se ha incorporado en la vida de los estudiantes.

Problema que se plantea en la educación

Los alumnos de la rama de ciencia, como son las matemáticas, física o ingenierías técnicas, tienen mayores oportunidades en este ámbito. Son capaces de adaptarse o tiene una formación más amplia con respecto a la inteligencia artificial. Esto es el principal problema que encontramos y que hay que solucionar. Todos los estudiantes, desde sus primeros años en la escuela, deben educarse en la incorporación de las nuevas tecnologías. Incluso habría que explicarles cómo funciona la inteligencia artificial. Dicho de otra forma, enseñarles otro idioma más. En este caso, el idioma de la tecnología y la inteligencia artificial.

Hace más de 30 años que se usa la inteligencia artificial en la educación para desarrollar programas mejorando el aprendizaje. Con este se consigue que sea un aprendizaje más adaptativo y personalizado. A lo largo de todo este tiempo, han sido numerosas las aplicaciones de la inteligencia artificial en la educación. Aunque podríamos destacar tres enfoques que están empezando a tener incidencia en la formación:

  • La creación de plataformas online para el autoaprendizaje. Usándose para incrementar la participación de los alumnos en clase.
  • Los agentes de software conversacionales inteligentes, más conocidos como chatbots. Que pueden usarse como la figura de un profesor, alumno o un tutor. 
  • La robótica educativa, que también se está usando como tutores de cursos online.

Inteligencia artificial en los chatbots

La llegada de los chatbots en el sector turístico se ha convertido en una herramienta en auge. Consiguen establecer una relación más directa entre las empresas y los clientes. Todo ello utilizando la inteligencia artificial. Además con la implantación de los chatbots en aplicaciones de mensajerías que todo el mundo usa de forma diaria, facilita ese acercamiento con el público, ya que la forma de interactuar pasaría a ser privada, personalizada y directa con cada uno.

La unión de los chatbots y la inteligencia artificial es lo que ofrece Güelcom. Una programación de tu chatbot lo más completa posible para ofrecerle a sus clientes un servicio completo y personalizado. Un chatbot para el sector hotelero y los apartamentos turísticos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *