Fundador y CEO de Domonova Soluciones Tecnológicas, con más de 14 años operando en el sector tecnológico, Pedro Núñez, nos habla de la importancia de la automatización en nuestro día a día y cómo esto repercute directamente en el sector turístico y hotelero. 

Pedro Núñez, CEO & Fundador de Domonova Soluciones Tecnológicas

Para comenzar, cuéntanos, ¿qué es y cómo surge Domonova? ¿Cuál es vuestra visión?

Nuestra empresa tiene ya cerca de 14 años, nosotros montamos la empresa en enero de 2006 y siempre hemos estado enfocados en el segmento de la domótica y de la automatización. Aunque después hemos ido ampliando a todo lo que tiene que ver con tecnología en el hogar: sistemas audiovisuales, salas de cine… todo en principio relacionado con la vivienda y con el sector residencial y evidentemente, después que hemos ido ampliando hacia otros sectores empezando a hacer oficinas, salas de reuniones, salas de conferencias, siendo posible aplicarlo a hospitales, residencias… En fin, todo tipo de edificaciones aunque prácticamente nuestro núcleo duro sigue siendo el residencial. De este segmento siempre se ha dicho que será el futuro, nosotros estamos deseando que sea el presente de una vez. La tecnología tiene otras variables, y es que para que la tecnología funcione tiene que haber una serie de condicionantes como que haya unos estándares claros, las ofertas de productos sean claras, que el público en general además entienda lo que está comprando. En este segmento, había una oferta enorme de producto, mucho del cual no era estándar, es decir que era propietario de determinadas marcas, con lo cual no era compatible entre sí y esto generaba un poco de rechazo en el gran público porque la gente se sentía atrapada en un producto que era propiedad de una empresa y quería saber si ese matrimonio que acaba de hacer con un producto en su casa particular, iba a durar mucho tiempo. La empresa podía dejar de fabricar el producto o multiplicar los precios por dos y el cliente no tenía ninguna manera de escapar de ese matrimonio ¿no? Entonces a medida que la tecnología ha ido avanzando, se han ido rompiendo éstas barreras. El primer gran salto fue cuando el móvil entró en el mercado. Antes había un montón de pantallas táctiles que se ponían por la casa para que la gente pudiera interactuar. Sin embargo, desde que todo el mundo tiene un móvil en el bolsillo la gente dice “oye, quitarme todo esto que lo que quiero es manejarlo desde el móvil que es lo único que tengo encima”. Eso ya nos dió un enorme avance, democratizó la interfaz visual, todo el mundo tenía ya la interfaz en el bolsillo o bien una tablet o un móvil. También había una amenaza porque dejamos de vender pantallas. Sí, dejamos de vender pantallas inútiles porque la gente ya tiene la pantalla en el bolsillo. Esto fue un gran avance, siempre en este sentido, porque al final los avances están en el interfaz usuario, es decir, en el interfaz entre el hombre y la máquina. Es lo que hace que triunfe en el mercado. Los avances que están dentro de la máquina son avances tecnológicos que al usuario final le son totalmente transparentes, no les importan, porque él lo que quiere es que funcione: que la luz se encienda, que la persianas suban y que la música que quiere suene. Al final, cómo se ha hecho eso posible, realmente, no es algo que le importa al cliente. Al cliente le importa que sea fácil. El segundo gran salto ha sido cuando han entrado los interfaces de voz, los mayordomos, Google Home, etc. Este ha sido el segundo gran salto porque ya no es que puedas gestionarlo con el móvil, sino que puedes llegar a casa y con tu propia voz decirle a tu casa qué es lo que quiere que haga. Todavía más sencillo que sacar el móvil. Tener la casa automatizada va a  terminar siendo lo normal. Nadie va a comprar una casa que no esté automatizada. Ya no es sólo por el confort que esto genera, sino por la sostenibilidad. Y el tercer gran salto va a ser: el energético. Cuando el tema energético sea un grave problema, que ya está empezando a ser, todo el mundo querrá que su casa ahorre la máxima cantidad de energía posible o incluso que sea capaz de generarla. Cuando la generación fotovoltáica empiece a ser el pan nuestro de cada día, todos querremos un sistema que gestione esa energía. 


Es un sector completamente digitalizado y resulta imposible no personalizar la gestión de los servicios


 

¿Cómo describirías tu experiencia desde que empezaste en Domonova hasta ahora? 

Yo realmente lo he vivido como una carrera de supervivencia. Nosotros fundamos Domonova en 2006 y en 2007 vino la gran crisis, que además al sector de la construcción fue justo al que más afectó. Con lo cual, la gente me preguntaba “¿cómo has sobrevivido a toda la crisis?” Pues realmente a base de supervivencia, guerra de guerrillas. Nosotros siempre hemos preferido tener muchos clientes pequeños que pocos clientes grandes. 

 

¿Cómo has vivido la transformación digital con vuestros clientes? ¿Habéis empezado a trabajar con el sector turístico?

El turismo es imposible no tocarlo siendo andaluz. Es el motor de toda nuestra economía, con lo cual por un lado o por otro entras en contacto con él. Nuestros primeros contactos evidentemente fueron con los hoteleros ya que logran tener una demanda estable que se puede mantener en el tiempo. Los hoteles quieren ahorrar lo máximo posible teniendo dos fundamentos claros: cuando el cliente está en la habitación y cuando el cliente no está en la habitación. Desde el momento en el que el cliente abandone la habitación, la habitación tiene que consumir 0 vatios. La clave es una estabilidad entre confort y ahorro. Sin embargo, ha habido una democratización del turismo. Ahora mismo, a través de la plataformas digitales cualquiera es hotelero, cualquiera pone su casa en Airbnb y se convierte en hotelero. Pero evidentemente no sabe cómo funciona el sector. Es un sector completamente digitalizado y resulta imposible no personalizar la gestión de los servicios. En cuanto a los apartamentos, es algo muy importante la eficiencia y el ahorro en costes. Aunque tú impongas un precio fijo por la estancia, los costes de consumo son variables. Por lo que si un cliente se lleva los cuatro días con todo completamente enchufado y gastando excesivamente luz, agua etc., te encuentras que has perdido dinero. 

¿Cómo crees que puede cambiar la domotización en los alojamientos turísticos? 

Yo creo que se va a convertir en una parte fundamental. Básicamente porque en los alojamientos turísticos lo que los clientes buscan es una personalización máxima, que el huésped se sienta como en casa. Tienes que ser capaz de adaptar el apartamento al huésped, como ya lo hacen los hoteles. Es decir, los clientes frecuentes en un hotel ya saben cómo les gusta la habitación y se la “preparan” a su gusto. Esto es algo que los apartamentos deberían empezar a hacer. Y por otra parte, necesitan un control. Saber que existen unas normas, que no se puede hacer ruido a ciertas horas de la noche, que hay que cuidar el mobiliario, etc. Para exactamente controlar estos límites es para lo que sirve la automatización.   

 


Quizás hay muchos servicios digitales que a día de hoy no marcan la diferencia, pero cuando empiecen a extenderse, lo que hoy no es una necesidad, en el futuro lo será


 

Dime qué ventajas puede tener la domótica en la experiencia del viajero con un alojamiento inteligente.

Principalmente la flexibilidad. Bajo la experiencia de los usuarios: un check in cómodo. Al automatizar la vivienda o el apartamento tú le puedes decir al huésped que puede llegar cuando quiera. Desaparecerían los recargos por llegar tarde, tendrías un código para llegar a las 12, a la 1 o las 3 abriendo la puerta con el móvil y no habría ningún problema. La casa automáticamente va a saber que has llegado porque se ha abierto la puerta, se prepara según tus peticiones como, por ejemplo, la temperatura del aire. Después, evidentemente también conocer el apartamento donde puedes tener vídeos y contenidos digitales que puedes reproducir en el móvil, a través de la app o en la propia televisión de la vivienda en un canal propio donde se recojan vídeos explicando cómo funciona la lavadora, el horno, etc. sin necesidad que vaya el propietario y pudiendo verlos tantas veces como quieras. Ya una vez que estás allí, lo siguiente que vas a notar son los servicios. Saber dónde ir a comer, dónde comprar, dónde está la farmacia. Al final es generar un valor a la estancia que no genere un coste y que sea mucho más sostenible.  

 

StartupBootcamp IoT Demo Day en la presentación de su App ESKESSO

¿Crees que un alojamiento puede sobrevivir a la larga sin la automatización de sus servicios/procesos?

Bueno, los alojamientos que no automaticen, dejarán de ser competitivos al principio y terminarán siendo obsoletos al medio plazo. Te pongo un ejemplo muy claro, cuando nosotros nacimos lo primero que nosotros ofrecíamos era conexión wifi a los hoteles y algunos respondían “para qué”, “no me la han pedido nunca”, “no, eso no sirve para nada”. Si tu hoy vas a un hotel o a un alojamiento y no hay wifi, no te quedas. Marca un sí o un no. Yo no me quedo en un apartamento turístico sin wifi. El wifi es lo que me da a mí mi herramienta de trabajo. Si yo me voy a Moscú, no voy a ver la televisión de Moscú, yo voy a ver en mi tablet mi serie favorita a través del wifi. Esto es así. Quizás hay muchos servicios digitales que a día de hoy no marcan la diferencia, pero cuando empiecen a extenderse, lo que hoy no es una necesidad, en el futuro lo será. Dentro de x tiempo, es posible que cuando tu vayas a un sitio y no haya un asistente de voz dirás “yo no me quedo aquí, porque sin un asistente de voz lo tengo que hacer todo manual y no quiero hacerlo porque ni en mi propia casa lo hago manualmente”. Hay que tener en cuenta que cuando uno va a otro lugar, un hotel o alojamiento turístico, espera estar, al menos, como en su casa. Por lo que a medida que el nivel de necesidades en casa va aumentando, el nivel en los hoteles y alojamientos turísticos tiene que ir aumentando, porque tu no vas a pagar por estar peor que en casa . 

 

Desde tu punto de vista, ¿cuál es el freno para que no todos los hoteles/alojamientos integren las tendencias en innovación tecnológica en sus quehaceres diarios? 

Es el freno de siempre. Las personas quieren ver la punta a la inversión. En general somos muy cortoplacistas, entonces las inversiones a largo plazo la hacemos siendo muy reticentes. A nadie le gusta ser el primero en nada, todo el mundo quiere ver qué tal le funciona al resto y, cuando sabe que al resto le funciona bien, entonces lo pone en marcha. Lo podríamos comparar a una ola. Al principio los que los ponen son los más innovadores que empiezan poco a poco a llevarse el mercado, y el resto cuando ve que éstos se lo van llevando dicen “oye, ponlo que nos quedamos atrás”. Entonces, estamos en un momento donde el freno es que todavía no todo el mundo le ve la punta, cuando vayan viendo que el de al lado y el otro y el otro lo va instalando, él también lo querrá. Es un tema principalmente cultural, donde los temas tecnológicos han ido evolucionando siempre así. 


Los alojamientos que no automaticen, dejarán de ser competitivos al principio y terminarán siendo obsoletos al medio plazo


¿Cuál ha sido la evolución de la domótica desde que empezaste hasta el momento con la introducción de los asistentes virtuales como Alexa o Google Home?

Sin duda ha sido una ventaja. Cuando yo empecé, en la prehistoria de esto, había muchos productos con muchos sistemas y lenguajes. A medida que la historia fue avanzando, los estándares se fueron imponiendo. Es decir, todas las empresas pequeñas con productos propietarios fueron muriendo y fueron quedando uno o dos grandes estándares que se hacían compatibles. Era todo una evolución muy eléctrica, todavía no se había mirado hacia el cliente. Cuando las grandes tecnológicas empezaron a promocionar el problema de cómo una persona se relaciona con una máquina, es cuando esta solución se pone por delante.

 

¿Qué opinas sobre los chatbots o asistentes virtuales por voz? ¿en qué casos los ves más útiles?

Pues los chatbots son una herramienta súper útil. A la hora de consultar muchísimas fuentes de información, tanto como para relacionarte con empresas y poder tener un servicio 24 horas. Ahora mismo la disponibilidad es una demanda total. La gente quiere que estés disponible 24 horas, pero las personas seguimos siendo personas y pretendemos no trabajar más de 8 horas al día. Entonces, evidentemente, si quieres tener un servicio permanente, tienes que tener una solución tecnológica y sin duda un chatbot es la solución más clara para que las personas se sientan atendidas cuando no hay una persona física detrás. Los casos más claves para mi son cuando entras a la página de una empresa, de un servicios o de un alojamiento a pedir algo o buscar información y automáticamente ya te aparece la ayuda a tu izquierda que ya te dice “oye, habla conmigo, no pierdas más tiempo, que te voy a llevar exactamente a lo que tú quieras saber”. Esto va a ser algo que se va a acabar convirtiendo en lo normal y acabará en una transformación de puestos de trabajos cada vez más profesionales y especializados.

 

¿Consideras indispensable el uso de los chatbots y la inteligencia artificial en general para mejoras en el sector del turismo en un futuro cercano?

Es tan indispensable como que es el camino. Es el único camino que hay. Es algo que ya está en nuestro día a día y lo más interesante es que ni siquiera nos damos cuenta. Y es cuando una tecnología realmente funciona, cuando empieza a trabajar a tu lado y tu eres totalmente ajeno a que eso está ocurriendo. Es tan cómodo para tu día a día que no te das cuenta de que hay tecnología al lado tuya sino que simplemente las cosas ocurren. Por ejemplo, lo que son  los chatbots, la inteligencia artificial, será algo que a muy breve plazo la gente considere tan normal como encontrar una persona detrás del mostrador de una recepción. Esto está ocurriendo porque realmente se está haciendo bien, la gente no se está dando cuenta, no estás haciendo a la gente cambiar su vida, ni le estás metiendo la tecnología en su vida. Me parece que esta es la forma para que la tecnología sea más duradera: que esté presente y no lo notes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *